De puchos y traumas

Así se llama el nuevo blog de unos amigos, que aunque dudo de la seriedad y entrega hacia la empresa (prove me wrong, mis amores), me gustaría ver que el blog saliera adelante. Me gusta tener más amigos blogueros!

En una de sus entradas encontré un texto, que me ha llegado mucho. Lo que ahí dice, hace un tiempo lo tomé como uno de los mis principios para vivir y uno se da cuenta de lo díficil que puede ser cumplirlo una vez se asume (porque aplica desde ser puntual o cumplir cuando se dice “estoy ocupada, te llamo en 5”) y además convivir en una sociedad dónde la mayoría de gente no es consecuente entre lo que dice y lo que hace.

 El texto es:

 “Honra tus palabras

Lo que sale de tu boca es lo que eres tú.

Si no honras tus palabras, no te estás horando a ti mismo; sino te honras a ti mismo, no te amas.

Honrar tus palabras es honrarte a ti mismo, es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces.

Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante tí mismo”.

 No estoy dando cátedra, ni diciendo que esta es una regla para vivir mejor. Solo es una opción que se puede escoger como  forma de vivir. Si a uno le gusta, lleva a ciertos compromisos; si le interesa cumplirlo, es gratificante hacer el intento.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s