Conocí Remordimiento

Tu voz me sigue sin cesar,
se clava como espina,
me hiere, me lastima,
me mata sin matar…
Tu voz, siempre tu voz,
cual pálido fantoche,
me sigue por las noches
y ya no puedo más…
Tu voz, que ayer fuera cristal,
es un remordimiento
que mata sin matar.

Dejé en la flor de tus labios
un vendaval de zarzas y de ortigas.
Te di un rosario de agravios
y te cubrí de mentiras.
¡Piedad, piedad por tanto daño!
Gritó tu voz, desesperada.
Hoy esa voz, en mi clavada,
es una ronda infernal.

Recién, después que te perdí,
al verme tan vencido,
tan triste, tan vacío,
de pronto comprendí
que fuiste todo amor,
lo que jamás se olvida,
que estabas en mi vida
eterna como el sol.
Tal vez me puedas perdonar
y borres esta angustia
que mata sin matar.

Qué bonita y trágica la letra de este tango ¿no?

Anuncios

Un comentario sobre “Conocí Remordimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s